A todos, que a uno sólo no se rendiría el “San Juan”

20131124-013656.jpg

Dicen que la victoria tiene muchos padres pero que la derrota es huérfana. Así es sin duda.

Desde antiguo esto de discutir quien tiene mayor o menor mérito en las victorias ha sido vicio de soldados. Muchos y muy circunstanciados relatos hay de ello. No cabía esperar nada diferente en este caso en que la jornada fue gloriosa y la abogacía sintió por primera vez que podía pelear junta y hacer cosas grandes.

Calderón de la Barca sintetizó el espíritu de los mejores soldados en unos versos que no me atrevo a corregir:

“Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás
tratando de ser lo más
y de parecer lo menos…”

En eso se conoce al buen soldado, en que no reclama la gloria sino el puesto de mayor peligro y esfuerzo. Porque el buen soldado sabe que nada se debe a él sino al trabajo conjunto de todos. Y así debe ser.

Me viene a la memoria ahora aquella disputa que mantuvieron los capitanes ingleses en Trafalgar sobre a quien se había rendido el navío del ya fallecido Cosme Damián Churruca, el “San Juan Nepomuceno”, disputa que quedó zanjada cuando el comandante en funciones del “San Juan” dijo: “Se ha rendido a todos porque a uno sólo no se rendiría el San Juan”.

Así pues, en la encamisada del #20N nadie debe apuntarse la victoria, sino agradecer a todos los demás su esfuerzo. Porque la victoria es de todos y no de nadie y tanto vale el primero como el último de la fila. Ni el último debe reclamarla ni el primero reivindicarla. Es cosa de todos. Porque el San Juan no se rindió a uno solo.

Me gusta que se dispute por los méritos, es oficio de soldados, y mientras mantengamos el espíritu y las ganas de cooperar y no dejar que nadie nos preceda en el servicio ni en el cumplimiento del deber estamos bien. Pelead por ello, pero recordad que a los veteranos de verdad se les conoce por lo que Calderón escribió: Por la modestia.

“Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás
tratando de ser lo más
y de parecer lo menos”.

Todo mi agradecimiento para los húsares sin nombre de la brigada, para los que cargaron sin esperar citas ni menciones y por el sólo impulso de defender las cosas en las que creían. A todos esos miles de abogados anónimos que hicieron que, por una vez, sintiésemos que trabajando juntos todo es posible.

Buenas noches.

Retreta Brigada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s